viernes, 5 de octubre de 2012

Caminando entre las hojas



Es increíble como corre el tiempo, aún recuerdo el frio de la nieve en mis patitas y hoy por la mañana cuando corrí sentí el crujir de las hojas secas que brincan de los árboles. Hace unos días mamá me puso un suéter por la mañana, así que creo que el otoño está de visita. Llegó así, como de repente, sin preguntar.

Después de mi fiesta de cumpleaños, hemos estado un poco ocupados, a Champy le diagnosticaron artritis. Comenzó a tener problemas para subir las escaleras. Usualmente él subía corriendo y caía sobre un juguete y se subía al sillón contento, pero una tarde comenzó a llorar por que algo le dolía. 

Papá pensó que sin querer mamá había tropezado con él, pero Champy caminaba frente a nosotras cuando comenzó a llorar.

No comprendimos bien que le pasaba, pero solicitó por triplicado  trato de rey, el cual incluye que le carguen para subir escalones. Es un poco complicado pues mamá me da trato de reina, el cual solicité hace algunos años,  así que debe subir conmigo y luego subir a Champy. He de decir que mamá y yo también tenemos artritis, por lo que decidimos hacer un pacto de no salir tan seguido a menos que haya una misión que cumplir.

La artritis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que se presenta como una inflamación o desgaste de las mismas. En el caso de Champy, la articulación en su cadera  está desgastada. No es raro si solía correr feliz por todas partes y no hay nada que lo detenga para  salir a correr con papá por las tardes o subir por las escaleras cómo si hubiera pastel de zanahorias en la cocina.

El diagnóstico lo hizo nuestra doctora después de tomarle algunas fotografías. Mamá dice que son como las que ella toma, pero éstas se hacen con una cámara especial que puede ver nuestros huesos y lo que tenemos en el estómago. En el caso de Champy dijeron que era claro el desgaste de la articulación en su cadera y que había desayunado pollito con arroz. Después de eso le dieron medicamentos para el dolor y le sugirieron dieta especial.

Mi artritis está mucho más avanzada que la de él, por lo que disfruto mucho de mis caminatas, aunque voy pasito a pasito, pero él aún es joven, tiene muchas carreras más que dar. Todos prometimos que son importar el dolor, saldríamos a caminar todos los días. La vida nos tiene aún muchas cosas preparadas. Como las hojas que saltan de los árboles dejándoles desnudos en preparación hacía el invierno.

Aun recuerdo que aquí el otoño pinta de colores el mundo, hay arboles que son verdes durante la primavera y el verano, pero en el otoño, alguien los pinta de color dorado o rojo brillante y un buen día se caen de los árboles y tapizan los patios y los caminos. La sensación de brincar en las montañas de hojas es solo equiparable con hundirse en la nieve. 

Cuando comienzan a llover hojas, es un signo inequívoco de que el invierno está cerca.

No hay comentarios:

Me puedes seguir en tu email