viernes, 11 de enero de 2013

Vaca



Mamá buscó el hilo más delgado en su caja de costura, ensartó con cuidado la aguja e hizo un nudo al final del hilo. La pobre de Vaca estaba en sus manos, había que coserla con todo cuidado, Vaca ha sido nuestra fiel compañera por muchos años y merece todo el cuidado que podamos darle…

Vaca llegó a mi en una caja, acompañada de una tarjeta de felicitación que decía: Happy Birthday Bubu!. Viajó de China a los Estados Unidos, donde papá la compró para mí y luego viajó hasta México para celebrar uno de mis primeros cumpleaños y desde entonces, siempre ha estado conmigo cuando he estado en los hospitales, con miedo de lo que me ha de pasar y me acompañó también cuando nos mudamos a los Estados Unidos. 

Vaca es como ese amigo fiel que se queda contigo si estás feliz o no, siempre fue mi juguete favorito, no permitía que nadie más jugara con ella, siempre tuve cuidado de que estuviera conmigo antes de dormir, sin embargo, cuando Champy llegó a la casa, él estaba tan necesitado de seguridad que le pedí a Vaca que cuidara de él como lo había hecho conmigo y ¡Vaca lo ha hecho genial!.

Champy estaba jugando con Vaca el otro día por la mañana, cuando partes de su cuerpo comenzaron a caer en el piso como copos de nieve, Champy no quiso lastimarla, pero Vaca tenía un agujero en la espalda por donde sus entrañas estaban escapando como estrellas del cielo. 

Mamá comenzó a recoger los fragmentos y las pasó con todo cuidado en el agujero y levantó a Vaca hasta que tuvo el tiempo para realizar la cirugía que permita que Vaca siga siendo nuestra mejor amiga. 

No es la primera vez que Vaca sufre una cirugía, pero cada una la deja en mayor riesgo, aun así, nunca pierde su sonrisa y sus ojos nunca dejan de mirarnos con dulzura.

Mamá buscó el mejor lugar para comenzar a coser, y acomodó con cuidado todo el relleno, cerro el agujero más grande y cerró un par de agujeros pequeños, pero Vaca está lista de nuevo para seguir acompañándonos en los días difíciles, en los mejores y en las tarde de lluvia. ¡Algunos amigos son para siempre!.

¿Quieres conocer el trabajo de mamá?

2 comentarios:

Luz Garcia dijo...

No cabe duda que nuestras mascotas nos hacen ser mejores seres humano.Alma usted siempre logra sacarme una sonrrisa con estas historias.

Alma Dzib Goodin dijo...

!!!Gracias Luz por leernos!!

Nuestra meta es robar sonrisas:) eso nos hace sonreir!!
:)
Gracias!

Me puedes seguir en tu email