viernes, 27 de enero de 2012

Don’t worry, pee happy!!

Mamás encontró un mensaje que explica como los perros manejan el stress y dice: “si no puedes morderlo o jugar con algo, entonces orinalo y  marchate contento”.

Los humanos piensan que las mascotas no entendemos ya que no podemos hablar, pero la verdad es que tenemos un lenguaje común, el de las emociones. Cuando hacemos algo que aparentemente es indebido o que causa confusión, nuestros dueños solo necesitan unos minutos para entender lo que estamos intentando decirles, sin palabras.

Cuando nos negamos a comer, no es que no nos guste el contenido de la lata, o el sabor de las croquetas, por supuesto no despreciamos cuando mamá o papá cocina para nosotros, es solo que no podemos explicar que nuestro cuerpo se niega a comer. Es algo que en los libros llaman anorexia. A veces es una especie de nausea en nuestras pancitas que nos atormenta, y entonces decimos: no quiero, ¡gracias!.

Cuando orinamos donde no debemos, no es que seamos malos, queramos fastidiar los muebles o un colchón nuevo, es que algo no obedece, el freno  que controla el: no hagas pipí aquí, vas a causar una revolución, simplemente no funciona. Es por ello que  dejamos un mensaje, fuerte y claro que dice: no me siento bien.

Todo es parte de ese proceso llamado envejecer. Benny y yo lo hemos sufrido últimamente, pues ha comenzado nuestra carrera, lenta pero inexorable hacia la muerte. Carrera que comienza desde que nacemos y  que finalmente nos alcanza con algún tipo de trastorno. 
Benny sufre daño renal irreversible, situación que afecta a uno de cada 5 gatos, aproximadamente, de entre 5 gatos, Benny fue el afortunado. Es una enfermedad progresiva, por  lo que hemos visto un avance gradual del deterioro de sus riñones,  lo que ha resultado en  una incapacidad para eliminar los desechos y purificar su  sangre. Las toxinas resultantes que va  acumulando  en su sangre  le provocan  vómitos y falta de apetito.

 Cuando me extirparon el riñón aprendimos que su función es la de filtrar y eliminar  los desechos en la sangre.  Leímos que las nefronas o las unidades de filtrado minúsculas que se encuentran en los riñones ayudan a absorber los nutrientes y eliminar los residuos de la sangre, mismos que se excretan a través de la orina,  además el riñón ayuda en la liberación enzimas, entre ellas la renina,  que controla la presión arterial, mantiene el equilibrio de los minerales esenciales y el ácido en la sangre.

Aun cuando yo he podio vivir solo con un riñón, Benny no podrá sobrevivir mucho con la afectación que presenta. Asi que en casa vivimos un día a la vez, y si hoy no nos gusta algo o causamos algún desastre, ni papá ni mamá se enojan. Dicen que un día nos van a extrañar, y van a desear vernos haciendo alguna travesura.

Al final de cuentas ¿qué es una pipí cuando les hemos dado mas o menos 11 años, 131 meses, 3960 días, 95040 horas, 5 781 600 minutos más o menos de pura e inolvidable diversión?.

Es por eso que cuando algo malo suceda en un tu día, no olvides estas palabras: don’t worry, pee happy!

 Si te gustó este sitio, puedes conocer un poco del trabajo de mamá en: http://www.almadzib.com
Para la versión en español, da click en la parte superior derecha

5 comentarios:

Aldonza Camargo dijo...

Simplemente adorable!

Anónimo dijo...

me encanto, de ahora en adelante ese sera mi lema, don't worry pee happy!!!

Alma Dzib Goodin dijo...

Que bueno que les guste:) la frase no es nuestra, la leímos en una revista de productos para perros, pero es una buena filosofía:)
Gracias por leernos:)

Marisol najera dijo...

Gracias me ha echo reflexionar que dios bendiga a su familia y a usted

Alma Dzib Goodin dijo...

Muchas gracias Marisol por tomarte el tiempo de leernos y dejar tu mensaje, lo apreciamos mucho!!!

Me puedes seguir en tu email