jueves, 18 de junio de 2015

¿Cuál es el problema de la lluvia?


Alguien ha olvidado leer mis emails. He sido muy enfático en decir que un poco de lluvia esta bien para las plantas, pero días y días de lluvia sin que los perritos puedan salir a caminar, ¡es francamente ridículo!

¿Cómo puedo salir a regar las plantas si la lluvia cae en las horas en que los perritos estamos más ocupados?. Los perros tenemos nuestras horas pico, esto es entre las 6 y las 9 de la mañana. Acompañamos a nuestros dueños a sus paseos matutinos, durante los cuales despiertan y descubren que han olvidado hacer algo, regamos las plantas y estiramos las patitas.

Hoy por la mañana, aunque luché por despertar a mamá, cuando por fin despertó me dijo que no habría lluvia. Nos levantamos y miramos por la puerta que da al balcón y estaba todo seco, pero cuando abrimos la puerta, pareció como si nos arrojaran una cubeta de agua.  ¡Estaba lloviendo de nuevo!

Asi que debo cambiar mis horarios para llevar a cabo mis misiones.

Afortunadamente tengo una vida social muy activa, mi amiga Linda no se olvida de mi, y todos los días se asegura que salga a caminar con alguno de mis amigos. A veces camino con Huntley y Brinkley, ellos son dos Golden Retriever de edad. A veces veo a Thor, que es una mezcla entre Husky y Pit Bull; aunque no puedo olvidar a mi buena amiga Sophie!

Sophie al igual que Thor son cachorros quienes no saben cuando detenerse. Tienen tal nivel de energía que me hacen sentir mareado, a un punto tal que les pido que se detengan, aunque no lo hago de mala manera, es solo que yo amo la paz y la tranquilidad, esa que los Huntley y Brinkley me dan.

Tengo otro amigo, pero casi no interactúo con él, se llama Andy. Él cumplió 15 años hace unos meses. Al igual que Bubu es diabético y es ciego, pero lo he visto con sus hermanos.

Sin embargo nuestra vida social se estropea con la lluvia que no nos permite salir a caminar. Ha habido días en que apenas si puedo asomarme a cumplir las misiones que mi empleo de perrito requiere.

Aunque he enviado diversos mensajes para que cierren la regadera celestial, parece que las plantas están tan contentas y no se conforman con el agua que los perritos les damos ¡no! siempre quieren más, pero mamá dice que no debemos quejarnos, pues nuestros jardines están muy lindos.

Pero, cuando no es la lluvia, el nivel de humedad no nos hace grato nuestro empleo. Así que cuando no puedo caminar a medio día, mamá y yo vamos a casa de mi amiga Linda y nos sentamos en su entrada a ver la vida. A veces comemos sandia y tomamos agua cuando hace mucho calor. Nos gusta mirar como las ardillas comen cacahuates, mientras  Sophie y yo pasamos tiempo juntos.

 Creo que si alguien me pregunta mis recuerdos de verano, diré que he pasado mirando la vida con una paz inmensa a medio día en casa de Linda. No hay nada mejor que sólo mirar sin perturbar el incesante flujo de la existencia.

Por lo demás, mamá y yo hemos trabajado mucho en los jardines, tratando de pintar el mundo de colores, haciendo un espacio especial para las abejas y las mariposas y caminado cuando no hace mucho calor, mucha humedad o llueve.

Papá nos compró varios arboles que comienzan a construir un bosque en nuestro propio patio. Sin duda eventualmente nos darán mucha sombra y no tendré quejas durante el verano, pues a mi no me gusta mucho el calor o la lluvia.

Por lo demás, mamá y yo hemos comenzado a planear una sesión de fotos con Lion King of the world y a tomar fotos de las flores. La sesión de primavera fue muy productiva, pero el verano implica nuevos retos visuales que no dejaremos pasar. Debemos mantenernos activos y con ánimos.  ¡Sabemos que a Bubu le gustaría vernos así!

Me puedes seguir en tu email