jueves, 15 de marzo de 2012

Cuando las flores regresan



Hoy mamá me sacó al balcón a disfrutar del sol de la tarde. ¡Se siente calientito!. Desde  hace días que mamá no nos pone suéter antes de salir a caminar. Parece que el invierno no fue tan malo ésta vez,  por que salimos a caminar casi todos los días,  la nieve fue agradable pero no se acumuló por semanas, como otros años.  ¡Seguro no sabe que me gusta tanto!.

Hace unos días comencé a sentir el aire corriendo por la casa,  la calefacción ya no está encendida, excepto por la noche.  La recámara de Benny se iluminó aún más y se abrieron también sus ventanas, parece que eso le da un poco más de ánimo, por que no ha dejado de comer y a veces hasta viene a vernos a la sala.

A Benny le gusta tirarse a disfrutar del sol o subir  al sillón a ver la televisión. Nunca antes le gustó ver tele pero ahora parece disfrutarlo. Tampoco le gustaba el pescado, y ahora es su sabor favorito. 

Supongo que llega un momento en la vida en que vale la pena darse el gusto de hacer y disfrutar cosas diferentes. 

Finalmente. solo la exploración permite conocer nuevos mundos!.
Cuando salimos a caminar, puedo oler a las ardillas  y los conejos, yo creo que corren por que el olor va y viene, también pude sentir el olor de las plantas, ya no huele a nieve y frio.  Las ramas de los árboles huelen distinto y se sienten con vida.  

Me gustaba ver a los pájaros  cuando comienza la primavera, se visten de un color distinto y toman poses especiales. Mamá dice que cantan más bonito para atraer a las pajaritas y poder poblar el mundo de colores y sonidos. 

Mamá sigue buscando una buena foto de pájaros para compartir. Una vez me dijo que los días previos a la explosión de la primavera es el mejor momento, pues los árboles aún están desnudos y los pájaros no se esconden entre las hojas, es fácil ver el color del plumaje contrastando con el cielo, y el plumaje es mucho más llamativo. 

Días antes de la primavera,  es posible ver también hojas que con un poco de pena se asoman entre la tierra, donde aparentemente no había nada,  como si alguien pintara un cuadro durante la noche, pero solo tiene pintura verde, por que es posible ver destellos de verde, y con un rápido crecimiento, los tulipanes dan la bienvenida a los tenues rayos de sol. Solo falta que los acompañados la lluvia, por que ese es el olor de la primavera, ¡huele a lluvia!, y se recibe con gusto por que hace crecer todo lo que está escondido. ¡La vida abre su paso!.

Y así hay rencuentros, como el que en unos días tendrá mamá con el jardín. Me prometió que saldré ayudarle plantar las gladiolas, podar las rosas y distribuir el abono en las jardineras. Vamos a buscar un buen momento del día pues no es bueno asolearnos demasiado. Champy nos va a acompañar, y es que el jardín es un asunto de pasión, por que entre más se le cuida, más y grandes y bonitas salen las flores.

La vida sigue, las zanahorias siguen tan jugosas y crujientes como en la primavera pasada y lo mejor de todo! es que siguen a mi alcance!, aunque ya no las vea. El paisaje puede ser diferente, pero las cosas buenas continúan.
  
Si te gustó este sitio, puedes conocer un poco del trabajo de mamá en:  http://www.almadzib.com
Para la versión en español, da click en la parte superior derecha

No hay comentarios:

Me puedes seguir en tu email